HOSPEDAJE

Guía de cuidados esenciales para psitácidos en cautiverio


¿Cómo alojar adecuadamente a un ave psitácida? - Cándido Busteros, octubre de 2009

Obviamente el cautiverio es una situación anti-natural y aún cuando sea en las mejores condiciones, a una psitácida le provocará afectaciones emocionales que pueden ir desde el aburrimiento, hasta el estrés y la tristeza extrema. Lo anterior se agrava cuando se trata de un animal extraído de su hábitat natural.

En ningún caso se justifica confinar al cautiverio a un pájaro procedente del medio silvestre.

     Lo mínimo indispensable para una psitácida cautiva es un espacio amplio, limpio y apacible, en el que pueda volar y ejercitarse; donde tenga acceso a los elementos naturales (sol, aire fresco y lluvia) pero que al mismo tiempo integre un refugio en el que se sienta cómoda y segura.

     Dicho habitáculo deberá contener perchas (ramas de árboles) en las que pueda posarse, además de objetos atractivos (juguetes para aves) que le hagan más llevadera la vida en cautividad. Asimismo es conveniente dotarle de algunas plantas vivas para que pueda mordisquearlas, teniendo cuidado de que no sean venenosas. Por supuesto un compañero de la misma especie y una buena alimentación serán indispensables.


El caso de las psitácidas mansas - Cándido Busteros, octubre de 2009

Las psitácidas criadas por humanos, cuando crecen, generalmente se convierten en animales mansos que probablemente ya no aceptarán la compañía de otras aves. Estos pájaros suelen ser muy apreciados como mascotas de compañía y desde luego deberán recibir un trato diferente. De ninguna forma son recomendables para los niños, ya que tienden a ser muy temperamentales y no dudarán en dar fuertes picotazos si son molestados.

     Las psitácidas mansas aprenden a vivir en el medio doméstico y apreciarán mucho la interacción con sus propietarios. No obstante, por naturaleza, seguirán siendo animales curiosos, traviesos y muy destructores; por tales motivos deben ser manejadas con mucho cuidado.

     En este caso es recomendable que el ave tenga una jaula donde pueda permanecer mientras no haya quien la vigile y también para pasar la noche. Dentro deberá tener una buena percha en la cual pueda posarse cómodamente, algún juguete para distraerse y por supuesto agua para beber y alimento.

     Cuando se saque el ave de su jaula se recomienda una percha de pedestal, con comedero y bebedero. Es importante tener siempre presente que dentro de las casas hay muchos peligros para las psitácidas, sobre todo cuando pueden volar. Por ello nunca deberán dejarse fuera de su jaula si no hay alguien que las vigile.


Índice Guía Arriba

Última modificación: 05 de julio de 2016